lunes, 18 de mayo de 2009

Ciudadanía y DDHH en acción en el colegio

Entendiendo a la Ciudadanía como el ejercicio de los Derechos Humanos (DDHH), y a su vez a estos últimos solo posibles con el reconocimiento de la Ciudadanía, se propone a continuación un abordaje de ambos conceptos, para luego concluir fundamentando la relación de las prácticas solidarias o de voluntariado del colegio con la Ciudadanía y los DDHH.


Para ver la red conceptual en su marco original, clik aquí.

DERECHOS HUMANOS

Los DDHH son aquellos derechos que todos tenemos por el hecho de ser personas, sin distinciones económicas, sociales, religiosas, físicas, etc. Los DDHH expresan lo que necesitamos para realizarnos plenamente como personas y apuntan a mucho más que nuestras necesidades fisiológicas.

Son derechos que nos corresponden desde que nacemos y durante toda la vida. El principal objetivo es defender nuestra dignidad y, por lo tanto, garantizarnos una vida en condiciones de igualdad y libertad. La pretensión es que estos derechos sean universales: que se cumplan en todas las sociedades y grupos humanos.

Por ejemplo son DDHH el derecho a una alimentación adecuada, a la salud, a una vivienda digna, a la educación, al trabajo, a ser respetados en nuestros gustos o sensibilidades, a la libre expresión de las ideas, a votar, a ejercer cargos políticos, etc.

Las categorías tradicionales en las que se dividen los DDHH son: civiles, sociales, políticos, económicos y culturales.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH), proclamada el 10 de diciembre de 1948 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, es el documento sobre DDHH más importante de la actualidad. Esta declaración surgió como respuesta a las atrocidades vividas durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y expresó por primera vez el consenso internacional sobre una serie de derechos fundamentales basados en el reconocimiento de la dignidad y la igualdad de todas las personas.

Entre las características de los DDHH se destacan:
  • Son universales: por el hecho de ser humano, toda persona posee derechos.
  • Son indivisibles: todos los DDHH tienen la misma importancia; no hay un derecho que valga más que otro. Por ejemplo no se puede sostener que el derecho a la alimentación es más importante que el derecho a la libertad, o viceversa.
  • Son irrenunciables: las personas no pueden ceder o abandonar los derechos que les corresponden. Por ejemplo un contrato laboral que avale una situación de semi-esclavitud no sería válido según este criterio.
  • Son imprescriptibles: los derechos humanos se poseen siempre y no se pierden con el tiempo.

CIUDADANÍA

La Ciudadanía puede definirse como un conjunto de prácticas o condiciones que definen a un sujeto como miembro de pleno derecho de una comunidad política.

Sólo los derechos políticos (a elegir o ser elegidos) quedan limitados a quienes pertenecen (por nacimiento o por elección) a un Estado determinado, es decir, a quienes son reconocidos formalmente como ciudadanos. Pero, según la definición de los DDHH, todos tenemos derechos por ser personas. Esto quiere decir que un extranjero o un niño también son reconocidos como sujetos de derecho, aunque no gocen de derechos políticos. Todos, sin excepción, tienen derechos civiles, sociales y económicos que deben ser reconocidos, garantizados y protegidos.

Una distinción muy fértil para comprender los alcances del tema es aquella que puntualiza las dimensiones normativa y sustantiva de la Ciudadanía. La primera refiere al ejercicio de los derechos y al cumplimiento de los deberes que estipulan las leyes, las normas y la Constitución Nacional. La segunda apunta a la defensa y puesta en práctica de los derechos mediante la participación y la acción directa de las personas y los grupos. De esta manera, la Ciudadanía Sustantiva:
  • Exige el cumplimiento de derechos reconocidos pero todavía no efectivizados.
  • No acepta simplemente lo establecido en las normas, sino que permite reformularlas, cambiarlas y mejorarlas.
La dimensión sustantiva abarca mucho más que el derecho establecido y apunta, mediante la participación activa y responsable, a una sociedad cada vez más justa y democrática.


DDHH y CIUDADANÍA EN EL COLEGIO

El Colegio del Salvador se caracteriza históricamente por ofrecer a sus alumnos distintas oportunidades, formales o informales, para contrastar sus aprendizajes "saliendo al mundo". Esto es parte de la formación integral a la que se apunta, contextuando lo académico/espiritual con lo experiencial, integrando acción y reflexión.

En este marco se vienen desarrollando y sosteniendo en el tiempo interesantes propuestas como las del voluntariado a Río Negro o a La Rioja, las visitas al Hospital de Niños, etc. Bajo una mirada superficial estos proyectos pueden ser asimilados meramente como acciones solidarias, de voluntariado o de "filantropía". Es una convicción de este proyecto, de este observatorio, que estas iniciativas son por sobre todo:
  • buenas prácticas que deben ser analizadas detenidamente, difundidas eficazmente y eventualmente replicadas
  • prácticas que preparan a nuestros jóvenes en el ejercicio sustantivo de la Ciudadanía, que trascienden lo dado, transformando la realidad
  • prácticas que ponen en vigencia los DDHH allí donde no se cumplen
  • espacios de participación genuina que fortalecen una cultura democrática

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada